Te presentamos directamente desde Charlottesville, Virginia a la cantautora Kate Bollinger, con una infancia y adolescencia repleta de música, recuerdos de melodías provenientes del sótano de la casa con sonidos experimentales, donde sus hermanos mayores grabaron con sus bandas, su mamá músico terapeuta infantil que aprovechó los dotes artísticos de su hija para sumarlos a los coros de sus proyectos, definitivamente todo estuvo a favor para que Kate absorbiera el espectro musical que le rodeó parte de su vida y que influyera adentrarse al mundo de la música.

Lo especial en su música desde el lanzamiento de su primer EP “I Don’t Wanna Lose” es que trata de escribir de una manera que deje cada canción a la interpretación de cada persona, por lo que busca que cada vez que escuchen sus canciones se vean reflejadas bajo sus propias conclusiones.

Su música con tonos suaves, encontrando un equilibrio con el pop – folk-jazz crean ritmos delicados en cada canción que expresa diferentes sensibilidades sonoras.

Ahora se encuentra promocionando su segundo EP “A Word Becomes A Sound” recordando que fue un reto poder terminar este proyecto , por toda la crisis que ha estado golpeando al mundo entero el Covid 19; este segundo material lo ha descrito como un libro para colorear, escúchalo y dale tu propio significado a estas melódicas canciones.